lunes, 3 de septiembre de 2012

Exposiciones en septiembre en el Espacio Joven



Mañana martes 4 de septiembre inauguramos dos nuevas exposiciones en el centro. Ambas podrán verse en nuestro horario habitual hasta el próximo día 23.

SISTEMAS DE ERRORES
Alma Domingo Rodríguez

“Dado el espacio del que se trata, una escalera, me parecía que realizar la exposición a través de una secuencia de expresiones, temas y formatos iba a acompañar de una manera más natural al intérprete o receptor de la muestra. Personalmente, a la hora de pensarla también quise experimentar un proceso así.
Un progreso, un ensayo, un tanteo que acaba por encajar o agruparse para hacerse más fuerte y cobrar consistencia”.
Alma trabaja en Ikea como visual merchandiser en el equipo de comunicación y diseño interior.
En 2011interviene en la cuarta edición de ‘Sala de Cura’, con Negro, una instalación que surge en colaboración con Ángel Martín y Esperanza Prieto. Este año también participa en la exposición colectiva “Papeles sobre la mesa”, en la galería “Espacio 36” con obra gráfica sobre papel.
Diseña el cartel de la cuarta edición de ‘Sala de Cura’ y de Wine House Party, una actividad paralela dentro del ciclo Sonidos Organizados.
En 2009 se encarga de la gestión administrativa en la galería de arte ‘Marlborough Madrid’.
En 2008 es comisaria de la exposición colectiva 21 Emergen, en el ‘Palacio de la Alhóndiga’. Zamora.
De 2007 a 2011, proyecta y ejecuta proyectos de pintura mural en algunos locales comerciales de Zamora y Salamanca.

EL DÍA QUE NO SERÁS
Ojanguren

“Las cosas son mudas porque ya no pueden hablar; porque han sido acalladas dentro de las reglas del lenguaje, aquel de la racionalidad clásica, que ya no puede comprender lo que de ‘nuevo’ emerge en la escena histórica”. Es hora de que, en verdad, el vacío, tenga voz propia y asimismo “su espacio”, como ya intentaron y lograron artistas como Fontana, Mies Van Der Rohe, Pablo Serrano, Oteiza, Rivera o López Aparicio entre otros.
En la propuesta “El día que no serás” se entrelazan ausencia, identidad y corporeidad; términos que fueron claves en el movimiento artístico feminista norteamericano durante las décadas de los sesenta y setenta, con artistas con Sophie Calle, Cindy Sherman o Hannah Wilke.
Así pues, Ojanguren retoma este legado dando relevancia al cuerpo femenino como obra artística en sí misma, la cual queda reflejada fotográficamente como una ausencia dentro de un espacio atemporal y, en cierta medida, distante, frío pero habitable. Aquí entraría también en juego el problema de identidad constantemente conformado desde la ausencia, la falta y la vacuidad.
Además, en esta obra concebida como instalación Ojanguren se acerca al movimiento de ‘happening’ (dé-collage como diría Vostell) o Fluxus, como ritualización y estetización de la vida encontrada, es decir, el ritual del hombre como obra de arte. A través el happening la vida normal se convierte en un proceso formativo, donde el ser humano entra en conciencia, entra en el ser. Es por ello, tal y como le sucedía a Sophie Calle, que de la serie de fotografías que se muestran en esta instalación emergerá algo íntimo, grave, algo verdaderamente significativo y revelador, acompañadas con un profundo proceso sonoro, que en cierta medida, puede resultar más bien ruido, lo cual es así puesto que la no coherencia unitaria entre las partes crea un ruido que resulta el efecto más inteligible de la ruptura de las imágenes. Se trata de fabular entre la identidad y la máscara, la realidad y la ficción, la vida y la muerte (y la vida y el arte), el vacío y el cuerpo.
Reunidas quedan por tanto en “El día que no serás” toda una parte de la historia del arte más reciente, junto con varias de las claves de su narrativa: ausencia, identidad, corporeidad y estímulos directos en el espectador, convirtiendo esta instalación de Ojanguren en una reflexión madurada y cuidada de la estética del vacío.