martes, 10 de enero de 2012

Exposiciones Enero 2012 en el Espacio Joven

Hoy martes 10 de enero comienza una nueva temporada anual de exposiciones en el Espacio Joven. Este mes podremos disfrutar de las fotografías de Alberto Medina y Marta Guijarro, ambos vallisoletanos y que nos ofrecen puntos de vista muy diferentes de sus salidas al extranjero.

Alberto Medina nos trae una colección de miradas de niños y niñas de diversos lugares del planeta por los que ha viajado en los últimos 10 años intentando mostrar a través de ellas la realidad en la que viven.

Marta Guijarro es una estudiante vallisoletana de imagen y sonido que muestra por primera vez su trabajo en el Espacio Joven. En "Rúas" indaga en sus grandes pasiones: rincones y objetos olvidados, pequeños detalles de las grandes urbes en los que muy poca gente repara ya sea por desinterés o porque se funden perfectamente en la imagen de la ciudad formando un todo. Aún así, las fotografías de Marta les dotan nuevamente de vida propia, hace destacar aquello que nos puede parecer banal y convertirlo en algo único e irrepetible.



 MIRADAS DEL MUNDO.
Alberto Medina.
Sala de exposiciones. Espacio Joven de Valladolid.
Del 10 de enero al 5 de febrero de 2012.

Mi nombre es Alberto Medina, y me dedico de manera independiente al mundo de la fotografía. He viajado mucho durante estos últimos 10 años: EE.UU., México, Punta Cana, Egipto, Marruecos, India, Thailandia, Islas Maldivas, Hong Kong, Bali, Vietnam, Camboya, Sri Lanka, Nepal, (entre otros) y he conseguido recopilar una serie de fotografías con las que poder realizar una exposición a la que he decidido titular "Miradas del Mundo". Estas fotografías se centran en las miradas de los niños de distintos países por los que he viajado, intentando transmitir con ellas la forma en la que viven su mundo, su forma de entenderlo, en ocasiones aislados de la realidad, sumergidos en su inocencia, pero en otras ocasiones con más sentido de la madurez de la que cualquier adulto pudiéramos hacerlo. Este reportaje me ha costado 10 largos años de aventuras por todo el mundo, en más de 20 viajes, y para hacerlo posible he tenido que pasar por muy diversas dificultades y adversidades; por ello, cada foto contiene su anécdota, su pequeña historia, que hace que no sólo sea un bonito retrato, sino una foto a la que se le otorga una vida propia. Pero en la balanza de las emociones, han sido más las satisfacciones que las inconveniencias lo que me han otorgado estas andanzas. Sólo por ello, ya ha merecido la pena todo el tiempo dedicado. El trabajo en sí ha sido realizado de manera muy profesional en cada foto, centrándome y cuidando el máximo detalle en las miradas, obteniendo como resultado una serie de retratos visualmente muy atractivos de cara al público, y a la par que enternecedores.

Creo que el resultado final sería una exposición muy llamativa y con un sentido muy profundo de la recapacitación porque, al fin y al cabo, lo que trato de enseñar y transmitir a la gente es que, a pesar de estar separados por miles de kilómetros, todos los niños tienen algo en común: que la mirada de la inocencia de un pequeño es la misma en todo el mundo. Muchos de los niños fotografiados, sin ni siquiera tener aún consciencia, han tenido que aprender a sobrevivir… pero a pesar de todo, debemos y tenemos que ser conscientes que un niño, indistintamente de las diferencias sociales, raciales, culturales y/o religiosas, sigue siendo un niño.
Algo que he sacado en conclusión, después de tanto revolotear por el planeta, es que a los niños se les podría comparar con una flor, pues siempre ofrecen su lado más hermoso. Siempre tienen una sonrisa que ofrecer, cualesquiera que sea su condición. Por ello quiero rendirlos este pequeño homenaje; porque a pesar de que en muchas ocasiones la vida les da la espalda, ellos le dan una sonrisa a la vida.


RÚAS.
Marta Guijarro.
Zona expositiva “El Faro”. Espacio Joven de Valladolid.
Del 10 de enero al 5 de febrero de 2012.

Me encanta pasear por las calles de Oporto, adornadas con innumerables letreros vetustos, que tienen un encanto singular, adornados por el cableado que por doquier atraviesa las estrechas calles, de lo que antiguamente fue una esplendorosa ciudad, puerta de comercio que entraba en Europa.

En esta colección, se muestran imágenes principalmente de Oporto, pero también se contemplan otras pequeñas ciudades cercanas, situadas en el norte de Portugal, como son Barcelós o Guimarães. que aún valoran el sabor de los viejos locales comerciales y artesanos, que resisten al avance de una insulsa y monótona modernidad.

Marta Guijarro

Estudiante de fotografía y eterna aprendiz de esta materia, lo que me gusta y me atrae, es plasmar la realidad de los hechos cotidianos. Porque no hay que olvidar que detrás de toda gran foto, siempre hay una bonita historia. Sin lugar a dudas, sabiendo que quizás lo más difícil de todo, sea trasladar al espectador a un lugar concreto mediante tan solo una imagen.

Hablando con las personas, dedicándoles tiempo, solo así, durante la conversación, logro retratarles, captando la historia humana que narra, dado que todo el mundo tiene una vivencia detrás, por pequeña que sea.

“No me interesa la fotografía sino la vida.” Henry Cartier-Bresson.